18 de enero de 2019

ENTRE FOXY Y EVANESCENTE



Para volver a estar en boca, para
recuperar el sitio
en el amoroso torrente
arroyuelo de tu alma, corazón
mío, para decir
nuevamente, convicción
suficiente, no sé, algo
chispeante, evanescente, yo sé
que voy a ir a comprarme
las gafas infames que mi tío
tenía en la mili, voy a afeitarme
el pecho, voy a cantarte
una canción que abre de par en par
las bandejas de tu despensa caliente.

Vas a acabar diciendo en espasmos
que PARA NADA te imaginabas
merecer tanta poesía. Y vaya película
cuando me veas llegar tocando
aparatos raros de electrónica,
con aire desaliñado de estudiante audiovisual,
con jerseys chillones de lana, con
yo qué sé qué decirte tan blando y jugoso,
tan abundante y acertado,
como mínimo, de mi mano
para la tuya.

Me da algo de miedo.

Vas a acabar poniéndote mala de placer, vas
a resultar impertinente de dichosa, querida.

No podrás.

Repito, no podrás
resistirte al influjo decadente
de mi poderosa cancioncilla,
dictada por teléfono por Nawja,
con estribillo tono colorido
voz de Iniesta en la salita.

Jag.
18_1_19


.

La Verdad
no es para tanto.

Jag. 
17_1_19


.

He conocido
el amor
y me gustó
mucho más
el libro.

Jag. 
16_1_19



.

Temprana pregunta pertinente:



¿cuántas flores más
van a seguir rompiendo
los más perros
de mi estúpido país
para seguir alargando
las celebraciones, el paso
de sus tropas victoriosas?

Jag.
1_1_19


.



.