25 de mayo de 2018

SONIDOS



Esta mañana sin querer
me he acordado de ti.

A ras de la gente, detrás
de la reja de una ventana,
una maceta prisionera lanzaba,
no sé, sus hijos a la calle.

Asomaba una callada florecita.

Al rozarme el brazo,
por sobre los sonidos
del vecindario,
me dijo oye,
todavía estoy aquí.



Jag.
23_5_18


.