29 de noviembre de 2016

EL TREN



Ya ni lobos solitarios de montaña
husmeando tu líquido precioso, ya
ni ovejo agazapado expectante
al paso, languidez de loba
en la manada, yo tengo
lo que me he buscado, y nada
me alienta el número bruto, nada
me da lágrima facilita de quien
se pone moreno soñando puntacanas,
de quien se asfixia en machupichus
después de pasapalabra.

No tengo
amor por su hora de la siesta, pues
mi verso es destrucción
construcción y fiesta, y adios
a tus ansias de sueño de instituto,
de chilenas por la escuadra,
de venganzas de katana, de amores
conformados de cubana plana,
noticia del ansia peruana, aviso
de la wet manner mexicana, uno, dos,
la sorpresa maravilla isleña, el sentir
lo que me estaba perdiendo,
el sentarme en ese amar tanto,
tan bonito, tan estoico,
tan paciente, consecuente,
que ya casi volcando en bicicleta,
de tanto bueno que teníamos
olvidado.

Un beso, dos, la caricia cucharita
roncanrol descansándote del mapa,
ansias, ríos por la calle, temblores
tuyos, míos, uno, dos,
mientras llegas
y me ducho en casa,
uno,
uno, dos, aguacates te traía, restos
de la risa en las barbas, ya lo ves,
te estás ganando mis aguas,
y ya lo digo en los felices
domingos nubosos, qué bonito
imaginarte mordiscos de razones,
senos calentitos, uno, dos,
y recovecos de certeza buena, fría,
y a las 12, después de risa,
dibujos animados de obsesiones. Uno,
uno, dos, al final de las cuentas parciales
que uno, entregado a la lluvia, se hace,
al final, yo sé que acabaré 
queriendo más de la cuenta,
culpa de las frutas que se nos interponen,
culpa de cosas esdrújulas que
sin saber nos iban acercando, y así,
caernos de nalgas y amarte,
salido de cuentas, por todo,
cuanto pernicioso dejé salir,
por todo lo que me he buscado de ir
sembrando sin querer, y sí,
acabar admitiendo desmayos mareos,
sabidurías estomacales,
ministerios púbicos, amores certificados
en despiadados incendios puntuales.

Vámonos juntos el uno al otro, vamos
a saber si vamos a acabar 
comprendiéndonos, tú y yo, 
y ya ves qué extraño, 
y qué nuevo, tú y yo, 
para ti, para mi y los demás,
uno, dos, tan hermanos expertos
en sinsaber recogiendo, y ya ves,
todas y todos amando como sienten
y les permiten las luces, los
caballos del ánimo, aspiración
a la pureza y el dolor
de los aires de las cumbres, sí,
tú, y yo, y ellos, componiendo sonrisa,
boom boom clap, unodos, unodos,
calladas y callados como en misa
de once varas.

Y en fin, ahí te encontré, al final
de la frase del día equivocado, y yo,
así de guapito con mis taras,
y los ruidos presentidos in-
misericordes estrecheces,
los murmullos estertores,
y de tanto venirte a vivir
a mi poesía seca, aquí compuesto, señores,
en solitario líder, las más de las veces. Y me 
verán la matrícula,
mientras cabalgo estrellas,
apuntarán sin duda
en la barriga de Buda los deseos
de tanto que me mojé el culo
mientras escapaban los peces.

A ver, tú tranquila, 
sigue con tus cosas,
yo no me monto castillos,
a ver, yo me voy, yo te dejo
lo que soy, no vaya a ser que
por si acaso
los suspiros,
los charquitos,
pajaritos los cruasanes, 
libros cedés,
y los besos, importante,
los soplidos, 
cucharas abandonadas
en la madrugada helada
que acabó con todos nuestros mitos, así
que duerme y vive despierta,
ya me voy, espera, que se mueve
el dedo en la pantalla, y de amor
me pusiste perdido, qué suerte de
tarde de aquel día
que no nos encontramos, qué suerte,
habernos seguido sin tirar la toalla.

Aprovecha, uno, dos,
el cariño que me tengas, me despido,
ábreme
las piernas, los grifos, los enigmas
y di tus cosas, nada
te quedes por dentro, nada
te dejes guardado, y báñame
mientras busco fundamento estructura
de la bolsa, del aliento.

Uno, dos, adios, 
fueguecito me llevo, el calor,
el hambre entre canina y humana,
las ganas, y la sed que no cabe
en una mochila
ni en dos viajes
ni en tres comidas de tarro.

Nada, nada has perdido
si tú misma, si yo mismo
somos el tren que nos lleva
a nuestras cumbres.

Yo me voy, alejando el miedo
de tu lado, con el temor
a haber dado, por fin,
con pugnas, debates y
mieles de mi talla, ay,
si no tendré al fin,
uno, dos, mi merecido,
y mi sueño puso pie en pared,
y dijo aquí os tenéis por cactus,
por piedras, por duro espino,
por las aguas,
porque es justo y dromedario.

Así se alarga uno hasta
que en la madrugada
le sobreviene un sabor
de noche
con tanto tiempo de caldo
que tuvimos, tiempo
de alegría, de cansarnos,
respirar, de cantarnos, tiempo,
y celebrar cocinar el temblar
de la agonía. De esta 
manera nuestra
mantendremos el abrazo,
el beso, la palmada
que tan altos dejó nuestros alientos, tan
entretenidas las bocas
en descifrarnos los lenguajes.

Mas, qué pesado para ti, a estos
los dejo así, uno, dos, uno, dos,
dolor de cabeza, no me quedaré
a escucharles, ay este hijoputa,
que nos entró tan suave
y se nos fue como vino.

Jag.
27_11_16


.

El serif

( y )

(El serif se carga mi emoticono excitante)


Jag.


.

TRABAJO PARA CASA


A quienes se lanzan a la crítica fácil: intentad crear algo, conforme a vuestros valores, contrario a lo heredado y establecido, luchadlo y probadlo, y mantenedlo en pie frente al sistema y al poder imperantes.

Venga, no os pido un sistema socio/politico/cultural/sanitario/etc, nuevo y que sirva de alternativa a lo que nos está quitando la vida, no. Intentadlo simplemente con un pequeño escrito. También vale un poema, un plato nuevo o una acuarela. Y defendedlo ante el cambio natural y la contradicción intrínseca en nuestras naturalezas. 

Vivid de la fe y la esperanza por vuestros intentos. Deducid lo que se necesita y proveedlo. Buscaos compañías válidas para continuar la vida, y mantenedlas cohesionadas, motivadas y comprometidas. Sed valientes y apostad todo.

Y manteneos, en esa apuesta, firmes ante vuestro propio desaliento y el vacío y la indiferencia del mundo. Sentid en las entrañas que vais hacia la consecución de un bien, que será para el presente y para darlo al porvenir, a pesar de que sabéis que nada permanece.

Y seguid manteniéndoos coherentes, sin resultados a la vista, hasta la victoria o la derrota final. Siempre.



Jag.
26_11_16

ENTRE TÚ Y YO


sólo la fruta
se interpone.

Jag.
26_11_16


.

CAMBIO


Un minuto de silencio
por una vida de canciones.
Jag.
26_11_16


.

Sube mi nube,


con luz adecuada
llovieron
tus gotas
de risa dorada.
Jag.
24_11_16
 
 
.

El caminar ligero,


mochila, ropa
de cambio,
el corazón gozoso,
niño aliento
entregado, agua
del pueblo, fresco
voy en el ardor
por la calle
de la Providència.

Jag.
24_11_16

DISPOSICIONES PARA UNA MALA PELÍCULA


Palomitas, coca grande.
Atención, perdemos un voto.
Conductor, escoltas al paro.
Nuestra justicia sonríe, brillan el azar, la suerte. Los regalos.
Aliviamos el esfínter, las arcas del Estado.
Luto honorífico. Atención, actividad en el Senado.
En qué pondremos el misterio, la congoja.
A quién daremos ahora nuestro papel de perseguido.
Que la Democracia nos mantenga unidos.
Y que parezca un infarto.
Jag.
23_11_16


.

Ay, Will. Tan


crudo certero
chispeante. Tan
delante del gallo, tan
temprano alumbrando.

Campana,
ay, Will, tan
advirtiendo del día.
Jag.
23_11_16


.

ENTENDER LA LLAMA


A veces entiendes las cosas al tiempo que las vas escribiendo.
A veces hay que esperar y hablar con la gente.
Y a veces nunca, por suerte.



Este texto se escribió como presentación en FB de otra entrada del blog: "COSAS QUE PENSAR MIENTRAS SE ESCRIBEN". 

Pueden acceder a esa entrada en el link:


.

Me recuerdas a mi,


cuando tenga tu edad.
Jag.
20_11_16


.

UNA FLOR HUELE (FOTO COVER)

"De vacaciones comiendo croissanes a todas horas es normal que acabara comiéndome hasta las letras."




FotoCover del poema 
"Una flor huele"

Realizada por David Arriaza Gutiérrez en un jardín de L'Isle-Adam (Paris) 2016


.

ISLAS FEROCES

(PENDIENTE VÍDEO TECLADO LESSEPS)

Sin preámbulo yo sé que tengo que alejarme de tu manera de ver las cosas. Siento cómo pierdo la elasticidad para mi anchura, mi inconsistencia preciosa, en tu mundo estrecho. Estoy cansado de volver los pasos. Cansado de fabricar lo pertinente y oportuno,  de resistir y ofrecer el hombro de la parte del corazón. De dar la risa cuando quería dar el beso, y aún así, saber que la dejo en una bandeja de plata de languidez, que no sé si te dignarás tomar en tu mano. Estoy cansado de dar premura cuando para mí, a tu lado, el tiempo era juguete inservible, apenas un adorno barato, estampado perenne en el plato, escondido y disfrazado de alimento consistente entre los últimos restos de la salsa. Ahora mismo no sé dónde poner la fe por nuestros momentos de delicia, ahora no sé adónde irán las verdades de nuestro vino. Quizá ahora sólo sea posible dejarse respirar en cada trozo, dejar que todo caiga con su peso y temperatura. Y encontrar la serenidad en cada cacho, en cada mella, en cada herida que se nos alarga en esos rastros de costra, que acaban reviviendo en los azares nuestros dolores antiguos, nuestros pujeos olvidados. No quiero, en este nivel tuyo de malentender las cosas, que me sobrevengas a la caida de las tardes de invierno. No quiero que me sobrevivas renqueando, aferrados ambos a la prestancia de nuestros chistes buenos. Me voy.

Me voy y no quiero que vuelvas. Me voy, mientras veo que entre tú y yo nada se sostiene. Creo que mejor quedarnos solos en la redacción de los particulares laberintos de nuestras almas. Me miran y me aman. Me miran y me aman y has de saberlo. Me miran y sin tocarme me acompañan. No puedo seguir conjugando mi tonta bondad, mi andar ofrecido, la herida en carne viva al aire, con tu cansado humor escéptico. Ya no casan mi insistente inocencia con tu gracioso, estoico desprecio edulcorado. Todos tenemos un lugar propio. En su momento pertinente. Y yo no quiero alargarme en este sobrevivir conformado. Me desligo para no acabar en un desgaste sin vuelta. Ella me mira. Acéptalo. Ella dice como al aire que la solución es que te quieran de verdad, y yo no sé qué hacer con todo eso. Y todo eso es una verdad como la biosfera entera pulsando chiquitita en algún punto minúsculo de esta negrura espesa que nos contiene y gobierna. Me llevo mi generosidad, que tanto te supo a poco. Me llevo mi paciencia, pero ya. Me llevo mi humor militante, mi ansia voraz, que viene a ser lo mismo. Me llevo mi callado deseo desquiciado. Mis ganas. Mi hambre y mi sed, que nunca entenderemos si seguimos lado a lado. Es casi de muerte este nerviosismo que ahora me gobierna. Es un sinsentido despedirme de esa costumbre de amarte en la tormenta, en el enervante relajo. No me sientes y me muero. No me comprendes y me largo.

Que te llegue lo que necesites. Que triunfes en tus pagos. Y que elijas bien. Y que disfrutes plenamente de lo que cultives y de todo lo encontrado. Que construyas tu vida con las cosas que yo no tengo. No puedo sobrar. No quiero ayudar más a tu cansancio, a tu morir inconsciente en desaliento disfrazado.

Ella, con simple atisbo, ya sabe de lo que soy, de lo que ando necesitado. Ella, sin palabras, sin fuegos evidentes, ya sabe del todo que yo no sé qué haré con mi vida, a partir de este momento espeso de quitarle los trajes a lo acostumbrado. Ella no tiene cifras. Ella no tiene colores ni olores ni sabores prefabricados. Ella vive tan estupefacta en alguna posibilidad espacio temporal del universo alelado. Así que adios, por mi parte, a todo lo que tenía entre manos.

Solo la solitaria vida negra sabe lo lejos que estoy de echar de menos los polvos. Las conquistas vacías del orgullo. Las autoestimas facilonas, los desperdicios jugosos y los sonrojos de plástico. No sé adonde voy. Adonde llegue, que sea de la mano toda la tarde sin mirarnos en la gente ni en el tiempo. Que nos demos un beso, un abrazo sencillo en cualquier parte, y que nuestro mundo de dentro y de alrededor, se vaya llenando de nuestros charcos.

Jag.
29_11_16


.

24 de noviembre de 2016

Uniendo noticias


en mi país, leyendo
trabajoso entre líneas, ato
cabos, encuentro
materiales que
construyen, dan
forma sólida
a nuestra descomposición.



Jag. 


.

LA VIDA ES COMO HAMLET,


con Lawrence Olivier,
en versión original
con subtítulos de Rajoy.
Jag.
19_11_16


.

No me pises


que llevo chakras.
Jag.
19_11_16


.

23 de noviembre de 2016

Videotexto # 13_Alcances

Videotexto #13_Alcances from JAG. on Vimeo.

1: Ven,
2: Vuela a donde debas ir.

Acting/ voz en off: José A. González.
Dirección/montaje: Ariel F. Verba.(https://vimeo.com/afverba)

Producciones Flamantes.

Pueden leer el texto completo en:
http://hambredejag.blogspot.com.es/2015/11/alcances.html


.

18 de noviembre de 2016

NO ES UN JUEGO


*Consulte las intuiciones de uso, y
*En caso de duda gastroduodenal o 
suficiencia empática,
*Pida conejo a su farmacéutico.
Jag.

18_11_16


.

17 de noviembre de 2016

Hambre sabe


que si vas al cielo
y no hay servilleta ni pañuelo,
lo mejor es que
te limpies con la manga.
Jag.

17_11_16


.

16 de noviembre de 2016

Es justo.

Es justo
y literario.
Jag.
15_11_16


.

ATENCIÓN, DEDO


No es culpa de FB
que a pesar
de que la luna 
está siempre, de
que siempre es,
culpa digo,
de que el mundo
se ahogue
en suspiros
por cómo una noche,
de entre las noches,
la luna se ve.
Jag.
15_11_16


.

Videotexto # 12_ Autóctono

Videotexto #12_ Autóctono from JAG. on Vimeo.

Me duele este cierto resbalar hacia el desaliento, y quede dicho que valioso para este mundo sí que soy, y váyase a tomar viento la tinta de la acritud, pese a todo, que no quiero colaborar con el triunfo de la desazón, de la medianía.
Texto: José A. Gonzalez
Acting/ voz en off: José A. González.
Dirección/montaje: Ariel F. Verba.(https://vimeo.com/afverba)

Producciones Flamantes.
Pueden leer el texto completo en:
hambredejag.blogspot.com.es/2016/09/autoctono.html


.

15 de noviembre de 2016

11 de noviembre de 2016

E_MOTION


-¿Tú, cuánto me quieres?
-Bueno, eso se va sabiendo.
Jag.
11_11_16


.

CREO QUE

.

Creo que el sentido del amor
es que nunca haya suficiente.
Jag.
11_11_16


.

Ellos/nosotros


Ellos tienen las leyes,
nosotros
tenemos los gestos,
ellos tienen las cosas,
nosotros
tenemos las ganas,
ellos construyen razones,
fortalezas, nosotros
somos los corazones,
el alma, el aire
de dentro y de fuera.
Jag.
10_11_16


.

QUIZÁ ESCRIBIR



Abro los ojos, la ventana. El mundo es milagroso y la vida es una suerte redonda que todo lo ocupa. Y yo no sé qué hacer con la maldad.

Abro el corazón, las puertas. El mundo es imbecilidad, miseria, engaño, la vida es una condena que se nos agarra sin haberla pedido. Y yo no sé qué hacer con la hermosura.

Estoy aquí. Y puedo decirlo alto y claro. Puedo decirlo así porque lo considere honesto y necesario. Estoy aquí. Y puedo decirlo duro, porque lo viva indignado y me pueda, y me sienta naturalmente transparente y la rabia se me esté saliendo desde dentro a zarpazos, porque lo sienta urgente, y no espere a las formas, y dibuje cualquier manera bruta, como la sangre caliente que cala desde bajo sábanas blancas que intentaban taparlo todo. Estoy aquí. Y nada puede taparme. Puedo y tengo que decirlo, y sé que mi nobleza y mi ingenuidad no sirven. Sé que nada amortigua. Sé que el amor puro por decirlo me va a costar muy caro. No importa lo que yo considere necesario. Sobre todo si nadie lo entiende. Y más aún cuando nadie lo ha pedido. Puedo acabar abandonado a la pulsión del momento, que deje, por mi mano torpe, por mi corazón ofrecido, el futuro sembrado de ruinas en latencia. Trampas para nuestros hijos. Sal para sus sembrados. Fuego devastador para sus esperanzas. Y miedo. Por eso, quizá escribirlo, que es meterse de lleno, como jugando.

Algunas veces es darle color al gris, aunque también me veo poniéndome exhaustivamente olímpico con un sucio color mío, indefiniblemente hermanado con los olores de los amores que no me van a ser, pues sólo me ponen espíritu callado, y esconden resuello, saliva, temperatura y mano. Y pongo ese color desesperanzado, porque al menos es mío y honesto, cuando todo a mi alrededor tiene el aliento contenido de lo cobarde, y el apagado brillo de lo falso. El mundo sigue adelante sin adentrarse en los detalles de las cosas. Las calles ya están adornadas, azuzadas para la alegría. Hacen cola en las castañeras, haciendo tiempo para el final del día, y a nadie se le ha ocurrido preguntar si San José también era virgen. Yo no sé. A veces estoy enfermizamente sensible para todo, a pesar de que nada importa. Y me acuerdo de un deje y ya caigo enamorado. O unas maneras graciosas, o una conversación simple de mi parte, o alguna liviana maldad chiquita que en el horizonte se me está insinuando. No lo sé. El país se llena de patrioteros ladrones, y los periódicos de mamadas y de aplausos. Te plantan banderas en las fotos de boda, y apelan a la sucia bondad del olvido, a convivir de buenas maneras con lo injusto y con el pánico, y vengan vivas, y vengan bellezas de pueblo, estudiantas herederas de estanco. Yo no quiero ir con esa compañía por la senda de la muerte. No se me ha perdido nada en sus balcones, no salgo bien en sus fotos antiguas, y no cambio su tranquila pompa acomodada por mi predeciblemente histérico humor canino. Que ellos mueran de viejo, que gasten ellos su tiempo en escribir la Historia, que yo me iré pudriendo de fulgor sucio y de precipitación después del arrebato. Yo no sé nada, y ni me va ni me importa. Todo va de lo maravilloso a lo perverso, y yo casi nunca me hallo.

La gente vive alelada y absorbida en sus cosas normales, y normalmente no lo ve, pero vivo en denodado esfuerzo por mantenerme educado, amable y vivible, en mitad de mi espesa nube de tormenta de pasmo. Desde chico me sigue a todas partes. O más bien, de eso formo parte, o de eso vivo relleno y rodeado. Como casi nunca sé responder, casi nunca encuentro las fuerzas para adecentar o disculparme por lo que tan malamente voy contestando.

¿Escribir? A veces vagas y a veces rotundas, y siempre cambiantes, vestido de harapos pestosos y galas fragantes, con las esperanzas que construyo. Y ya te digo, a veces es maravilloso, pero a un paso de lo patético.

De nada sirven las buenas intenciones. La honestidad es frágil como dos kilos de caquis maduros dentro de la mochila. A poco que te mueves, toda tu bondad y dulzor, todo tu afán ofrecido, quedan irreconocibles en una mermelada de despropósito. La bondad se puede convertir en una mancha que no se quita. La honestidad es blancura, y es una carga. No sirve para nada más allá de las puertas en las que el espíritu se asoma a la calle.

Es preciosa esa obstinación por mantener el ropero lleno de lindos colores que no puedes vestir, porque en la calle no abrigan, ni cubren, ni se ven. Y ya va con tanto sigue y acepta y encuentra tu paz, ya va bien con todo eso que normalmente dice la gente que mete la mano cuando nadie mira, la gente fina y educada que babea en la intimidad, la que toquetea la verdura del mercado, la de agudeza crítica cuando se trata de los demás. Ya va bien de consejos de la gente que ensaya una dignidad circunspecta y distraída después de haber metido la pata hasta la oreja.

No eres digno si sólo lo eres mientras no salga tu tema. Es escribir. Es duro, pero vete tú a saber de dónde viene evaporada la nube que nieva en la montaña a la que vas en pos del agua más pura.

Así que todo mosca, quizá escribir, pero hay que ir ligero, con los zapatos de salir por pies, y el cinturón apretado.

...

Aunque escribir está muy lejos de servir para arreglar las cosas. Porque en realidad lo único que importa realmente nunca está en tu mano. Y precisamente por eso, escribir, porque es lo único que está en tu mano. Y entonces, escribir, para el que escribe, pasa a ser lo único que importa realmente. Porque qué importa lo que no está en tu mano, decía Epicteto, que en paz descanse.

Y entonces lo siguiente es reconocer que escribir te aleja, muchísimo más que a la gente, de la posibilidad de arreglar las cosas. Pues, siendo honestos, si escribiendo vas abriéndote camino con lo que dices, con lo que ni sabías que se puede decir, porque no había intención, ni palabra, ni voz, debes reconocer entonces que escribir es aprender a llevar el peso de lo que no sabía o no quería saber la gente, y vaya pesadez; de lo que tú no sabías, o de lo que tú no sabías que se puede saber después de haberlo escrito, vaya suerte, o de lo que tú mismo no querías reconocer que se puede leer y escuchar.

Vaya arrogancia, eso de ser el vocero de lo que no saben los demás, por mucho que te dediques a creer en los pensamientos que crean realidades, a creer en que los mundos vienen, para la gente, detrás de las palabras que otros les inventen para que ellos las pronuncien. Vaya responsabilidad, plantearte el aprender hasta saber decir lo que otros no saben. Y vaya fastidio, contar a quien no lo ha pedido, algo que no sabe que existe. Y vaya vanidoso condescender el pretender que lo aceptará, que le hará bien saberlo, y aún ante sí misma y ante sí mismo, la lectora y el lector, lo reconocerán.

Así, escribir, y quedarse con todo eso, y dar como un iluminado, y recibir como un muñeco de feria, por entrometido y deslenguado, es igual de humano que salir por pies, y darle la espalda a lo importante. Y no hacer, simplemente, lo que sí está en tu mano, que sin haberlo escrito y testado, nunca se podrá saber para qué.

Igual de humano, quizá, es no escribir. Renunciar a comprometerte, y encontrar, por poner un ejemplo, dando la cara solamente ante una fila de grifos de cerveza, junto a mujeres fragantes, en plena disposición y armonía, sin cuentas pendientes, con miradas deseablemente anhelantes, la piel turgente, el seso de tu parte, el abrazo ferviente, el sexo inminente y celebrando libremente la suerte de tu compañía, igual de humano no escribir, decía, y encontrar en ese desvelo deseado la vital alternativa al choque con el momento fatal de ilusión de ojalá que dure este momento por siempre. Y ya no sé lo que me digo, mas, quién soy yo si no más que el mendigo que irresponsable el acierto de atinar se arroga, diciendo por escrito que no escribo, y que podría, haciendo lo que no hago, callando en lo que digo, hallar en todo ello, las caras de una misma moneda que hallo, la de la dignidad y la de la condena, escribiendo o sin escribir, jactándome de encontrar sin haber ni aún buscado, para mí, para quienes leen, las palabras acertadas, los vocablos pertinentes que digan con precisa corrección, ¿quién coño me habrá mandado a mí meterme en la honestidad, camino voluntario, en la introspección, refugio sombrío y hastiado, del desvelo y del encierro, para acabar manejando, yo solo, esta mierda que a todos se les escapa y a nadie importa, y que para mí, por ser lo único que tengo en mi mano, es lo único importante?

Jag.

11_11_16

D.E.P. Leonard Cohen

.

10 de noviembre de 2016

Videotexto # 15_Amor digital

Videotexto #15_Amor digital from JAG. on Vimeo.

Una pequeña puntualización, no te me vayas
a ir por los cerros de Úbeda, ni me salgas
por la vía de Tarifa:

Acting/ voz en off: José A. González.
Dirección/montaje: Ariel F. Verba.(https://vimeo.com/afverba)

Producciones Flamantes.

Pueden leer el texto completo en:
http://hambredejag.blogspot.com.es/2014/11/amor-digital.html


.

Videotexto # 16_Por amor, sencilla


Videotexto #16_Por amor, sencilla from JAG. on Vimeo.

mente pido a tu corazón
que no te me encimes toda
vía, y de favor no permitas,
no dejes que me debaje,


Texto: José A. González
Acting/ voz en off: José A. González.
Dirección/montaje: Ariel F. Verba.(https://vimeo.com/afverba)

Producciones Flamantes.

Pueden leer el texto completo en:
http://hambredejag.blogspot.com.es/2015/08/por-amor-sencilla.html


.

Videotexto # 17_12 de Octubre


Videotexto#17_12 de octubre from JAG. on Vimeo.

Un español descubrió
la circulación de la sangre.
Eso sí es un descubrimiento.
Y es para sentirse orgulloso.

Acting/ voz en off: José A. González.
Agradecimiento: Mariana Rey


Texto: José A. González
Dirección/montaje: Ariel F. Verba.(https://vimeo.com/afverba)

Producciones Flamantes.

Pueden leer el texto completo en:
http://hambredejag.blogspot.com.es/2016/10/un-espanol-descubrio.html



.

.

9 de noviembre de 2016

FÁTIMA

,


continúa su labor al frente
del Ministerio de Trabajo.
Y en la mili profesional,
los contratos,
en diferido.




Jag.
9_11_16


.

Acabo de enterarme.


Unid los puntos de todo lo que pasa en estos tiempos, y no perdamos el tiempo en temblor ni lamento.
Tenemos que poner nuestra parte cada día. Lo que pasa alrededor empieza en nuestro pensamiento.
Tenemos que llevar con nosotros humildad y atrevimiento. Somos grandes. Somos únicos, somos diosas y dioses, y sólo en nosotros está nuestro gobierno.
Lo que avergüenza y da miedo lo hemos creado nosotros mismos. También en nuestras manos está lo que reconstruye con fuerza todo lo que cayó, todo lo que se desmoronaba de sinsentido, de viejo.
Atended a todas las señales, ponedle amor al pan y sonreíd al vecino. Y abramos todas las puertas. Todos somos familia. Los que cruzan el mar son de los nuestros.
El mundo que tiene que venir, el que necesitamos, está a un tiempo en nuestra casa, y en el corazón que compartimos con los alientos, con las voces que nos llegan de lejos.
Jag.
9_11_16


.

Videotexto # 11_Fin de carrera

Videotexto #11_ Fin de carrera from JAG. on Vimeo.

¿Qué me movía al final de Bellas Artes? ¿Qué me mueve ahora?
¿Dónde estaba yo en los 90´s? ¿Dónde estoy ahora?
El pasado y el futuro son mentira, confusión y deseo. Sólo existe el riguroso presente.
Pero se nos escapa. ¿Lo ves? Ya está.

Acting/ voz en off: José A. González.
Dirección: Ariel F. Verba.(https://vimeo.com/afverba)

Agradecimientos: Blanca Haddad, pueden ver más trabajos suyos en:
 https://l.facebook.com/l.php?u=https%3A%2F%2Fblancahaddadstudio.wordpress.com%2F&h=jAQHXCXn2

Producciones Flamantes.

El texto completo del que procede este vídeo, pueden leerlo en:


.

7 de noviembre de 2016

En una de las puertas


de mi corazón, canción
de fin de verano,
sala de despiece.
Jag.
7_11_16


.

El domingo se va,


y ni he pisado
la luz del sol, ni
me ha visto la calle.
Lo he aprovechado
con resaca y cola
de contacto. Por
todo lo que hablé,
y por tener que rehacer
el trofeo de anoche.
Llegó despiezado sin querer,
maltratados los
chorritos de oro,
y se me sale la silicona,
me dijo entre angustias,
con la mirada despegada.
Jag.
6_11_16


.

Inmaculada Bergman.

Así, con el nombre completo,
suena menos distante,
como más 
persona.

Jag.


.

Ella corta cabezas,


y ya despedidas de su cuerpo,
al sin aliento resignadas,
en el breve y último 
vuelo acalorado,
llevan dibujadas
sonrisas en los labios.
Jag.
5_11_16


.

Dicho de montaña

"Donde las Mann,
las Thomas"
(Dicho de montaña)

Jag.


.


.

4 de noviembre de 2016

UN RECUERDO PERDIDO

Acabo de perder
un recuerdo que
decía te amo y nadie
vendrá a ayudarnos.
Y hoy sé que
ya entonces me decía
vamos y disponte
hacia nueva poesía.


.

Hay que brindar


por el amor, la alegría,
la belleza, la verdad,
lo inocente y sencillo.
Hay que brindar
mirando a los ojos,
pues la afirmación
es el disfrute, mas,
no envanecernos
ni engañarnos.
Sólo en
camisa blanca
son para siempre
la granada,
el vino rojo.
Jag.
26_10_16


.

ESTA LUZ.

Me acaban de pegar una hostia,
la socia está enferma y no hay helado.
¿Pero
qué clase de casa es ésta?
...
Estoy muy poco entusiasmado para escribir esto.
Quizá decir que te quiero y ya está. Y que quede claro, de alguna manera fácil y sin postureo, que ese amor es más normal y más profundo que todo lo que se lee o escribe. No sé. Estoy cansado.
Que lo que se siente es un chispazo incontenible de dentro a fuera y lo que uno escribe, pues no siempre.
Que te quiero naturalmente y que tienes tu lugar en mi mundo. Que eso va más allá de lo que uno escribe y que ese hecho puntual es muchísimo más que las cosas en las que uno cree, pues están hechas, a fin de cuentas, de lo que te van contando y te vas encontrando, y vete tú a saber a qué llegas con tus creencias. Sí, qué bonito el amor como sujeto, protagonista de tantos y tantos libros, pero en la vida real el amor es un verbo, y se hace. Y en la vida práctica sólo existe a base de hechos consumados. Eso es lo que hay. Eso es lo justo y lo necesario.
Algunas veces todo es sencillo y frágil. Algunas veces todo es tan imposible que da risa. Y al momento siguiente llegan las pistas como una línea punteada, y me enerva que la vida sean letritas salpicadas para que tú vayas completando la frase. Y vacas sagradas, y bicicletas de vegano, y másters feministas, y mindundis new age, y funcionarios emocionales y mindfulners empadronados en Goa, todos ahí, tan bien puestos, asomados y gritando:
-Acepta
-Escúchate
-Fluye
-Canaliza tu emoción.
Los cojones. El amor se desperdicia porque hemos nacido imbéciles y orgullosos. Te amo, pero no se estila. Te amo, pero estás en el momento tal y yo no estoy en disposición. Te amo pero ni tú ni yo entendemos la situación, porque yo te dije pero tú entendiste, y yo venía de algún estado o lugar a mi ritmo, mientras tú te obstinabas por llegar a resolver tal.
Y qué piel más suave, y qué risa tan bonita en tu mente de carbón.
Y cada cual, en su canción, viniendo a decir estoy aquí. Estoy aquí. 
Y sólo me importas tú.
Y aquí y allá, tu lugar en el mundo. Tu espacio en mi vida. El foco que ponga cada cual es ahora. Y quizá, mientras el sol se filtra entre los huecos de un limonero, pues hay tantos que naufragan en el mar, con sus sueños, sus pobres enseres, despiadados temores.
Y todo aquí, indefinible y poderoso. Inaprensible y sólido, de belleza y amargura.
Te quiero y ya nos lo hemos dicho cuando no lo sabíamos. Cuando no estábamos preparados. Cuando no nos importaba. Y quizá tú y yo tenemos un sentido compartido en tiempos distantes. Y no sabemos o no queremos.
Quizá no queremos entender que un río es algo que siempre se está derramando.
Entonces, dime tú quiénes somos para enorgullecernos, para sentirnos firmes aspirantes a encontrar las palabras adecuadas. Quién, entre tú y yo, sabrá ver en toda su dimensión lo que nos mantenía propios y dispersos, distantes y tocados.
Quizá no tengo fuerzas para elegir ni renunciar. Quizá, en mí y en todo lo que existe, demasiado cuerpo desalmado.
Quizá, con todas mis fuerzas, abstenerme de sentir, que en la vida ha habido, o está por llegar el momento mejor, en que al mismo tiempo nos despedimos y nos celebramos.
Quizá renuncio a estar preparado. Y te siento en mí, y no hago nada.
Como la belleza de esta luz de la tarde, que da todo lo que es, sin mensaje, mientras se apaga lentamente, con el día que nunca ha de volver.

Jag.
22_10_16


.

QUÉ LEJOS LO VIVIDO

A veces qué lejos
lo vivido,
qué imposible
lo pasado, fugaz
concepción,
inasible
del olvidado
porvenir.
A veces, obstinado
lo que esperas, mal
donado intento
desbocado,
que en pueriles
lamentos desagua
maquinando
lo que no ha de vivir.

Este texto se escribió como presentación en FB de otra entrada del blog: "PREGUNTAR ES RESPONDER, A VECES". 

Pueden acceder a esa entrada en el link:



.

LOS POEMAS NO SE EQUIVOCAN

Los poemas no sólo no se equivocan, sino que además se empeñan en encender luces en quien escribe, en quien lee, para que sepan, escribiendo, leyendo, quiénes son ellos mismos, y qué podrían hacer con eso que son.

Los poemas, escritos, leídos, son más que palabras.

Y éste me cambió la vida.



Este texto se escribió como presentación en FB de otra entrada del blog: "SUPERIOR". 

Pueden acceder a esa entrada en el link:




.

1 de noviembre de 2016

GENERÓSEO




Persona de huesos anchos y temperamento generalmente expansivo, afable, y de actitudes ofrecidas en el trato con sus semejantes. 


. 


.