7 de noviembre de 2010

Un perro que se persigue la cola.

.


Ella
es un perro que se persigue la cola.

En eso pone un empeño voraz.

La amo en su ensimismamiento
y en los descansos, en los que me mira
en silencio, a contraluz.

La amo con mi pequeño amor ingenuo y puro,
que no le sirve para nada.

La amo con el amor
que construye fortalezas en el filo de una hoja de hierba
bajo una lluvia tenaz,
mientras se anegan los campos.


.
.


No sé si como mala hierba.
No sé si como arbusto
seto espinoso árbol magnífico
pradera en flor,
pero la siento enraizada
en las riberas vaguadas
laderas soleadas
riscos
acantilados inaccesibles brumosos
de mi corazón.


.

Ayúdame.

Contigo.

.


Contigo
estoy perdiendo el lenguaje.


.

Lust for Life



El amor se levanta del fondo de las ruinas, igual que tras el Armagedón, enmedio de la ciudad arrasada asomó, diminuto y humilde, pero con todo el poder de la vida, un brote de ginkgo, que no paró hasta verse árbol y poner todo su aliento para que salieran los otros árboles dormidos, y las hierbas de la tierra. Y el amor le mantuvo su corazón limpio entre las cenizas y el aire envenenado, ¿no?

Alguien va a amarte bajo todas tus circunstancias. Alguien va a amar a gente como tú y como yo, atravesando con la valentía y la lealtad de los amantes, las furiosas tempestades que se desaten en el alma.


.

30 de octubre de 2010