17 de agosto de 2015

Los pies me huelen a fuet,

el aliento
a flor marchitada.
Ha acabado amaneciendo,
ordenador prestado, pan que descongela,
un martes simple.
De lluvia y amargor.


.

1 comentario: