16 de marzo de 2011

Cosas que pensar mientras se escriben.

.

Darte una mano, el corazón, la espalda, el pan. Estar atento a tus cosas, y aunque me resulten extrañas y de imposible explicación, sentirme sereno en tu compañía. En la medida de lo posible, ponerme con firmeza a saber quién eres, y aunque truenen los comentarios apresurados, superficiales de la gente, no dar alimento alguno a los que te juzgan. Aceptar tus señales sin prisa. Disfrutar tus iluminaciones. Entender de tus sombras y dolores. Leerte. Anotarte. Estudiarte. Clarificar las tonalidades de tu compleja alegría. Hacer lo que todavía no sé para que pienses en mi como alguien capaz de reparar tu techo antes de las lluvias, velar tu sueño en la espesura, abrirte nuevas puertas y alumbrarte caminos en la selva. Despertarte retos, buenos sabores y fragancias que te renueven el aire y te alimenten con gotas y sollozos de riberas fértiles.

Cosas así, y que un ligero estremecimiento te empiece desde los pies arriba, y me pienses besándote rincones y amándote en las escaleras y rellanos que nos vayamos encontrando.


.

1 comentario:

  1. Y cosas que pensar mientras se leen...que nos hacen soñar y nos transportan a mundos cercanos aunque nos resulten extraños y alejados. Gracias Jose por regalarnos tus pensamientos

    ResponderEliminar